Educación Comparada



¿Leer lo global implica una necesidad de reivindicar la dimensión histórica en la Educación Comparada? ¿Por qué?


A fin de poder dar respuesta a la interrogante, ensayaré una aproximación a la importancia de la dimensión histórica en la Educación Comparada, revisando los apuntes de Guillermo Ruiz (2007) y otros autores que en su momento se irán citando, y que según lo plasmado en el presente trabajo es necesario comprender la inclinación marxista y neomarxista, debido a la influencia de autores de esta corriente filosófica que se tendrá en cuenta para buscar una aproximación a la respuesta más o menos cercana a la pregunta del caso que fundamente la presente recopilación.

La concepción materialista de la historia es la única explicación científica de la historia humana, que posibilita no solo la interpretación sino la transformación revolucionaria de la sociedad y al estudio de su educación (Suchodolsky Bogdan 1975), aportes que la Educación Comparada recoge con hábiles procesos.

Es importante señalar que el grado de desarrollo de una sociedad está determinado por el modo de producción integrado por las fuerzas productivas y las relaciones de producción, cuya base económica es la que determina la superestructura ideológica, por ende de la educación que se imparte en la sociedad a través de su historia. De allí que casi le viene impuesto al investigador que pretende adentrarse y desentrañar en los amplios caminos de la Educación Compara el atender, leer e interpretar el contexto histórico ya que en el análisis histórico de la educación se debe tener presente la ley de la acción determinante de la estructura económica sobre la superestructura social, así como la ley del papel determinante del ser social sobre la conciencia social, para comprender el desarrollo económico, social, político, ideológico y educacional de las sociedades a través de su historia (Real Tomás 1987)

Comprender la dimensión histórica en la Educación Comparada es tener en cuenta que la historia de la educación se desprende de la historia del desarrollo de la sociedad humana de lo inferior a lo superior, como resultado de la lucha de las contradicciones fundamentales, que son la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción, la contradicción entre la base económica y su superestructura y la contradicción entre la burguesía y el proletariado que se manifiesta a través de la lucha de clases presentes en las sociedades capitalistas y comunistas, sociedades donde la Educación Comparada hace su presencia con sus objetos de estudios.

La concepción materialista de la historia consiste en el estudio dialéctico de la vida social y económica, concibiendo a la sociedad en permanente desarrollo con sus relaciones sociales y sus contradicciones internas, mediante los procesos y los fenómenos sociales principales y secundarios, explicando la esencia de la sociedad humana (Sygmunt Bauman 1975). Esta sociedad se encuentra determinada por la actividad conjunta de los hombres, por los movimientos de las clases sociales y el funcionamiento de las diversas organizaciones e instituciones (Real Tomás 1987).

El desarrollo histórico de la sociedad y de su educación, es una sucesión de fenómenos económico-sociales que funcionan y se desarrollan de acuerdo a las leyes de la base económica y la superestructura existente, que en la actualidad han generado la transformación de la teoría de la historia de la sociedad lo que al investigador en Educación Comparada lo lleva a tener en cuenta en la mayoría de las veces variables de tipo intervinientes en sus análisis de las realidades educativas de las naciones o regiones.

De allí que la sucesión progresiva de los fenómenos económicos-sociales, que constituyen la tendencia ineludible del proceso histórico-universal en general y del proceso histórico-educacional en particular, condicionados por los modos de producción de los bienes materiales.

En este sentido el conocimiento histórico puede asumir un rol de controlador y de balance de la producción del conocimiento de la situación actual. Es más, la historicidad del análisis comparativo favorecería el desarrollo de explicaciones causales al indagar sobre las similitudes o bienes sobre los desarrollos divergentes de los sistemas, las instituciones o los procesos educativos entre países o regiones. Su utilidad aún es mayor para el estudio comparado internacional o trasnacional de políticas o temas contemporáneos como las reformas educativas recurrentes, la formación docente, los diseños curriculares y la evaluación del rendimiento educativo. Esto se debe a que el análisis comparativo histórico posibilita estimar pertinencia de las políticas actuales, cuando constituyen objetos de estudios, y proyectar algunas de sus consecuencias en la realidad educacional futura.



Bibliografía Revisada.

Real Calvo, Tomás. Educación y Estructura Social. Ediciones Nueva Educación. Lima 1987.

Análisis Crítico del Proyecto Educativo Nacional. Ediciones Nueva Educación. Lima 1987.

Ruiz, Guillermo, Revista Latinoamericana de Educación Comparada, Argentina. 2007.

Suchodolsky, Bogdan. Teoría Marxista de la Educación. Edición Grijalbo. México. 1987.

Sygmunt, Bauman. Fundamentos de la Sociología marxista. Edición Alberto Corazón. Madrid. 1975.

Entradas populares de este blog

Estrategias de Aprendizaje en el Estudiante Adulto

Modelos y tendencias en Evaluación educativa

La Heutagogía